5/5/2009


El pejibaye, un alimento nutritivo y saludable.

arbol de pejibaye El pejibaye es una palmácea cuyo origen es la amazonía brasileña. Produce unos frutos en racimos (cada racimo puede tener hasta 140 frutos), además de los frutos, el palmito de ésta palma es muy apreciado por su rico sabor, buena digestibilidad y su poder nutritivo.

Esta planta requiere de una pluviometría alta, para producir abundantemente y de buena calidad del fruto. Toda la zona del Este, como también Bonao, Villa Altagracia, Cotuí, Nagua y otras Provincias y zonas del país, podrían ser apropiadas para desarrollar proyectos de producción de pejibaye. Es una planta muy alimenticia, conteniendo de 2.8% a 7.5% de proteína. Cada árbol produce dos cosechas al año con altos rendimientos de frutos. A los 20 ó 25 años de sembrado comienza a decrecer en la producción, por lo que se recomienda su eliminación y la siembra de un cultivo leguminoso como rotación. Luego de obtener 2 ó 3 cosechas de leguminosas y otros cultivos, se procede a la siembra del pejibaye nuevamente.

El pejibaye es un alimento muy rico en proteína, también en vitamina A y vitamina C,
tiene una proporción adecuada de carbohidratos y grasas
. Con dos ó tres frutas de pejibaye, una persona de una contextura normal, se puede decir que está desayunado. Para consumirlo basta con hervirlo por espacio de 40 minutos y agregarle un poco de sal. El pejibaye no requiere acompañante, su sabor y su contenido de grasa hace que sea por si solo, muy palatable.


Además de sus frutas, el pejibaye produce un excelente palmito, el cual para todo el que lo prueba estará de acuerdo en que es de superior calidad, comparado con el de la palma real. A los 4 ó 5 años de sembrado comienza la producción de frutos, el palmito puede aprovecharse de los 4 años en adelante. Al cosechar el palmito se elimina la planta, pero como esta tiene la propiedad de producir hijuelos, se selecciona el más saludable y vigoroso para que reemplace a la planta eliminada. Cuando la plantación tiene por finalidad producir frutos para la venta en el mercado local, la producción del palmito comenzará con las plantas que se eliminen a los 20 años de edad. Los rendimientos decrecientes de frutos, como se dijo anteriormente, comienza a esa edad, entonces es recomendable iniciar la eliminación de las plantas y aprovechar su palmito y proseguir al mismo tiempo con la nueva plantación. La otra opción es la que indicamos al principio, de eliminar toda la plantación y efectuar varias cosechas de cultivos leguminosos y de otras familias, con el propósito de aplicar un descanso ó rotación de cultivos.

Las hojas del pejibaye son muy apreciadas por el ganado vacuno, las cuales podrán ser utilizadas como forraje, cuando se elimina la plantación ó cuando se hace la eliminación de hijuelos y de pencas viejas.

Uno de los países que más ha sabido aprovechar las cualidades alimenticias de ésta palmácea es Costa Rica. En la zona de Cartago y Turrialba, abundan las plantaciones de éste árbol y en los mercados de éstos pueblos, siempre abunda éste alimento, el cual se expende salcochado con un poco de sal. Pero no solamente en esos pueblos se demanda ésta fruta, en toda la geografía de Costa Rica, se consume en una alta proporción el pejibaye. Sabiamente el pueblo demanda éste alimento, por su sabor agradable, su alto contenido de proteína que supera a los demás víveres incluyendo a la papa, su contenido en vitaminas y minerales y otros nutrientes importantes en la alimentación humana.

La grasa que contiene el pejibaye, está compuesta por ácidos grasos no saturados, por lo que disminuye su efecto negativo en la salud. Esta cualidad mejora también su palatabilidad y la forma de consumirlo sin acompañante.

Cultivo del pejibaye

El pejibaye en el país podría prosperar en toda la geografía nacional, desde el nivel del mar hasta los 1,500 msm, siempre y cuando exista una pluviometría (caída de lluvia) por encima de los 2,000 milímetros anuales. Requiere para mayor producción terrenos arcillo-limosos, de alto contenido de materia orgánica y de buen drenaje. El marco de siembra es de 7 m por 7 m, también 10 m entre hilera por 7 m entre planta, para agregarle otra hilera en forma de tres bolillos o quinconce. El IAD y la SEA deben fomentar las siembras de pequeñas plantaciones de este cultivo, en las zonas indicadas con la finalidad de diversificar las siembras de los productores agrícolas y además proporcionar a las clases mas necesitadas, de un alimento nutritivo, económico y muy saludable.