Reforestación con macadamia


Esta planta de reciente introducción en el país, es interesante porque además de recomendarse su explotación, asociada con otros cultivos, se recomienda en la reforestación y también como cultivo extensivo, de gran potencial de exportación de toda la producción de sus apreciadas frutas secas.
Tiene su origen en Australia, en la parte norte-oriental a los 25 grados latitud Sur. Se caracteriza la zona de origen por la abundante pluviometría, temperatura fresca y una alta humedad relativa. Se ha extendido a todas partes del mundo, existiendo grandes plantaciones en Africa, Asia, América del Norte y del Sur y en Oceanía (Australia).

El primer productor de macadamia en el país fue el Sr. Manuel Arsenio Ureña, quien estimulado por el Plan Sierra con asiento en San José de las Matas, se decidió por sembrar 150 tareas (alrededor de 9 hectáreas), de éste frutal. En la actualidad existen muchos productores de ésta planta, lo que ha motivado ha organizarse en una asociación o cluster de macadamia. Los bajos precios del café, lo cual ha originado el abandono de éste cultivo, ha logrado crear una asociación muy interesante entre la macadamia que actúa como árbol de sombra para el café, al mismo tiempo que aumenta su rentabilidad
evitando la desaparición de este cultivo tradicional de exportación. El árbol de macadamia por si solo es un cultivo muy rentable y a la vez muy favorable para la reforestación.

Al mencionar esta cualidad de reforestar las áreas que han sido desvastadas, totalmente deforestadas, como es el caso de la zona montañosa que rodea el fértil valle de Constanza, me recuerda una preocupación de todos los productores hortícola de esa progresista zona del país. Durante varios años los productores hortícola de Constanza,
han dedicado mucho esfuerzo para tratar de reforestar esas montañas, sabiendo que del agua que logren acaparar y almacenar, de las lluvias que cada día disminuyen su intensidad y periodicidad, depende la producción de vegetales. Sin embargo los efectos de ese arduo trabajo no se dejan sentir y las montañas permanecen peladas y dejando escurrir toda el agua de lluvia, la cual se lleva consigo lo más fértil de esas lomas que es la capa vegetal, perdiéndose ambas río abajo hasta llegar al mar ó acumulándose como agua y sedimento, en algunas presas de la región.
La macadamia se adapta a altura de 600msm hasta 1600msm, el valle de Constanza está a 1,150msm, las lomas que rodean el valle deben llegar a los 1,400msm, por lo que en esas lomas la macadamia podría prosperar perfectamente bien. Los constanceros que se preocupan por su valle, sus paisajes maravillosos y por el caudal de sus ríos y arroyos, que a la vez son la fuente de la riqueza hortícola del valle, tienen en la macadamia conjuntamente con el café tipo arábica, la solución a varios problemas creados por la deforestación de las montañas que rodean el valle.

La macadamia se propaga por semillas y por injerto. Cuando se utiliza el injerto, el patrón recomendado es el Macadamia tetraphilla. Esta especie de macadamia desarrolla un extenso y denso sistema radicular, lo cual favorece la absorción de nutrientes y también un mejor anclaje. El patrón de Macadamia tetraphilla es injertado con la especie Macadamia integrifolia, la cual tiene una mayor productividad y su nuez es mas apreciada en el mercado internacional. A través del injerto se logra adelantar la cosecha la cual se obtendría a los 4 años, sembrada a través de sus semillas la primera cosecha se obtiene a los 7-8 años. Además de esa ventaja, el injerto le da a la plantación uniformidad en cuanto a la conformación de los árboles y también en la producción y calidad de las semillas. Los árboles producen en la primera cosecha de 2.5 a 3 libras de macadamia, la cual va aumentando todos los años hasta llegar al período de mayor productividad el cual está desde los 20 hasta los 30 años. En esa etapa cada árbol puede llegar a producir de 200 a 250 libras (2qq a 2.5qq). La macadamia puede permanecer produciendo comercialmente hasta los 60 años de edad, al cumplir esa edad lo mas conveniente es eliminar la plantación y realizar nuevamente la siembra.

La altura del árbol por lo general es de 8 a 10 metros, llegando hasta los 20 metros de altura. Aunque es conveniente mantener el árbol de baja altura, en la cosecha esto no tiene importancia, porque lo mas conveniente es esperar que caiga la fruta y recogerlas del suelo cada semana o cada 15 días. Se le quita la cáscara que la rodea quedando la cubierta dura, que protege la semilla que está en el interior. La cubierta que rodea la semilla es muy dura, siendo necesario un golpe bien fuerte para romperla y poder comer la macadamia. Los productores me comunicaban al principio de los años 90, que vendían su producción con toda y la cubierta a un precio muy barato. Con la adquisición de la máquina especial, que rompe la cubierta sin dañar la semilla, el precio de la macadamia en el mercado, es mucho mas elevado. El alto costo de dicha máquina impidió, que muchos productores no lograran al principio buenas ganancias.

Las semillas germinan a los 60 a 90 días y las plantitas estarán en condiciones de injertarse a los 12 meses de edad. El tipo de injerto que se recomienda es el de púa y el lateral o enchapado. La siembra en el terreno definitivo debe hacerse a la distancia de 9m por 9m y 8m por 8m, en caso que se utilice intercalado con el café o el cacao u otro cultivo, la macadamia debe sembrarse a una distancia mayor.
Durante los primeros años de siembra de éste frutal, no se observaban plagas de ningún tipo en ninguna de las plantaciones. Hoy sin embargo comienzan ha hacer daños ciertos trips, áfidos y barrenadores que perforan el fruto. Estas plagas tienen sus enemigos naturales, los cuales aplicando un buen manejo fitosanitario se logra mantener la población de esos insectos, en una proporción que no afecta a la producción.

Los principales productores de macadamia en el mundo son: Hawai (E.U.), Australia, Africa del Sur, Costa Rica, Guatemala, Brasil, Malasia, Arabia Saudita, México, Mozambique, Kenia, España, etc..Los países de mayor consumo de ésta fruta son: E.U., Japón, Alemania y los demás países europeos. Se mantiene todavía un alto déficit entre la producción y la demanda, por lo que es conveniente promocionar éste cultivo principalmente entre los productores ubicados en las zonas altas del país (zonas montañosas).
Share this article :
+